intenté…

Quise tener un nuevo espacio, con otras reglas, otro ritmo, otras vallas, quizás… En verdad quise verme lanzado, sin este temor, sin preguntas ni respuestas. Quise e intenté hacerme de un sitio diferente. De nada sirvió. Aquí estoy nuevamente, en el viejo lugar, con la misma antigua incierta presencia, cantando idénticos los añosos pesares… No hay adónde ir, al parecer.