hasta luego

Estoy harto de no servir para nada, y de comprobarlo a cada frentazo contra la imperturbable realidad. Por esto decidí alejarme de ciertas actividades especialmente confirmatorias de mi naturaleza estéril. Guardo en mi espíritu una lejanísima esperanza de que un día podré regresar, y de que seré mejor entonces (o al menos tendré la frente más dura).
Hasta entonces o hasta nunca.

RNDR

Anuncios