café filosófico

Para los que, como yo, viven en la provincia de Mendoza y tienen problemas para encontrar algo interesante que hacer, les dejo este dato, por si no conocían esta posibilidad. El café filosófico “El Oráculo” se realiza los miercoles a las 20 hs. en El Kato Café, Emilio Civit 556 de la ciudad de Mendoza. Me parece algo muy recomendable para todo el que guste de pensar, discutir, o escuchar hablar sobre filosofía (mis incapacidades y yo permaneceremos en el papel de contemplativos, como en todos los casos). Dejo el link al blog del café para quien esté interesado: http://eloraculocafefilosofico.blogspot.com/.

Anuncios

hasta pronto

Me está siendo muy difícil escribir unas pocas líneas. Todo lo que intento producir se ve forzado a adaptarse a ciertas “normativas” que me impone la exposición que representa el blog. Esa exhibición, aunque escasa y controlada, ha aumentado más allá de lo que yo podía esperar, prohibiéndome tocar una serie de temas de fundamental importancia para mi ya limitada prosa. Este problema no está únicamente afectando lo que pienso subir, o en efecto subo, a este sitio, sino que interfiere con toda mi aficionada práctica de las letras.
Es por eso que voy a alejarme un tiempo, que podrá ser muy breve o extenderse de manera considerable. Tal vez mientras no esté pensando en producir algo en particular pueda liberarme y escribir sobre lo que sea a modo de práctica, como intento hacer siempre, para pulir las innumerables impurezas de mi expresión escrita.
Entretanto intentaré subir algunas cosas, ya sean escritos o artículos destacables de producción ajena, o textos viejos de autoría propia, o fragmentos de textos que pretenden alcanzar mayores extensiones, o cualquier cosa que pueda resultar (resultarme) de interés.

Hasta pronto.

almas

Si debo sacar adelante 9 almas distintas, ¿qué tan lejos puedo llegar? Son decenas de amores que se multiplican y son cientos ya. Cientos de cariños diferenciados. ¿Cuántos rostros hay? ¿Soy yo alguno de ellos? Miles de preguntas que se cruzan y rebotan en las paredes de carne cansina para volver a encontrarse y oponerse, y repelerse con mayores fuerzas. Preguntas que son todo lo que tengo por momentos, aunque en realidad no tengo nada. Son nueve, diez, veinte almas las mías. No pueden todas salir adelante, no puede ninguna de ellas realmente ser. Una, la sombra de un libro ya perdido en mi pobre memoria, se asemeja a la de un hombre lejano y triste en algún país de Sudamérica. La que yo pienso rusa, y a veces tan mía, es apenas un invento febril de mi mente, que aburrida del mundo quiso sentir diferente y cayó rendida y patética a sus pies. El alma dictatorial, ese ser déspota y tiránico que puedo representar, resulta ser un reflejo de las crueldades del mundo en mi sensibilidad. Mi ser sensible es, sencillamente, una farsa, una mentira burda y simplista. Mi naturaleza simplista no es tal y se opone a mi realidad seudo-sofisticadora, que avasalla todo intento de concretización de cualquier oniricidad que deambule dentro de mí.
Esas, de entre mis almas errantes, se dejan inferir y ser escritas.
La combustión de mi espíritu ante esta o aquella muchacha; mis ojos húmedos, la piel encrespada, el corazón ignífero, la mente afiebrada y convulsa: sólo teatralización de mis almas penosas. Y si quiero a L o a T es lo mismo, porque para cada una seré otro y el amor será el mismo en ambos casos, no habrá constancia y a la larga caeré en la resignación sin darme cuenta de que fui yo quien viró el rumbo de las cosas en el preciso momento en que todo el juego se acercaba al clímax definitorio. Y entonces L, T, o V, y hasta G o S (¡sí, S!), o quienquiera que fuese el receptáculo de mi falseada pasión-melancolía, se alejará sin resentimiento ni culpa, ni aún advirtiendo lo que pudo ser. Si es que algo alguna vez puede ser. En eso coinciden mis almas: nada que no sea pudo ser. Pero tal vez no lo hacen todas, ya que algo me impulsa a la duda.
Y el odio, ¡oh, el odio! Se manifestará inexorablemente sobre mis almas más frágiles, y sobre todo aquel que cobre importancia en mi territorio onírico. Así que tanto F como S, también G y C, todos serán víctimas del mismo sentimiento. Pero no serán jamás victimizados. Eso lo reservo para mí.

¡premiado!

Hace algunas semanas el blog “Isilmë Ilcalassë” recibió su primera condecoración bloggera. Esto puede resultarles a muchos una fruslería, algo prosaico y nimio (como bien dijo Nuvol a quién debo agradecerle el haberme premiado). Pues a mí me importa y en realidad me alegra haber sido tomado en cuenta para el galardón.

Ahora intentaré seguir las reglas del “Brillante Weblog”, así otorgaré el premio a los siguientes blogs (Serán apenas cinco, pero bien merecido tienen el premio):

El Mundo de Nuvol (de Nuvol, sí)

¡Por que es adorable! Y por estar tan comprometida con su blog (que, por cierto, es buenísimo)

Grageas de Papa (de… Papa)

A la pequeña Papa escritora! Porque lo hace muy bonito y tiene que seguir. (Tendrías que subir tus dibujos al blog!) ¡Qué niña talentosa! Si dejaras de ver “naruto”…

No sólo a Britget Jones (de Paola Alé)

Por lo bien que escribe y el humor con que lo hace. Genial. (¡Y por ser mi mentora literaria!)

La virtud del Egoísmo (de Emmanuel V.J.)

Porque produce muy buenas cosas (a pesar de esas ideas que defiende). Porque escribe bien y mejor bajo presión (je).

Grises acompañantes (de Paola G.)

Porque escribe cosas en verdad muy bellas.

*** Las normas para otorgar el premio “Brillante Weblog” son:

-Al recibir el premio, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.


-Elegir un mínimo de siete blogs (pueden ser más) que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles que han sido premiados con el premio “Brillante Weblog”.